Martin Braun nació el año 1964 en Karlsruhe, Alemania. El padre de Braun, el maestro orfebre Karl-Christian Braun, fue un destacado especialista en cajas de relojes. Braun conoció el mundo de los relojes a una temprana edad. Se convirtió oficialmente en relojero al graduarse de la famosa Escuela de Relojería de Pforzheim en 1983, con honores. Se convirtió en maestro relojero en 1991 a la edad de 27 años.


1.   ¿Qué hacía tu padre? ¿Qué hacía tu madre? Describe, brevemente, tu niñez. ¿A qué se dedicaba tu padre? ¿Y tu madre?

Mi padre era orfebre especializado en la fabricación de relojes. Mi madre gestionaba su oficina. Mi infancia no fue espectacular, crecí en un entorno seguro y protegido.

2.   ¿Cuándo eras niño tenías alguna ambición? ¿A qué querías dedicarte?

Ah sí, quería ser mecánico de automóviles como la mayoría de los niños. Mi tío lo era y conducía rápido sus coches, algo adictivo, que se me quedó grabado hasta el día de hoy. Y luego la instalación eléctrica, me fascinaba el riesgo que supone trabajar con la electricidad

3.   ¿Cuál es el primer recuerdo importante   de tu niñez?

Sentado en el banco de trabajo de mi padre, observando fascinado  cómo soldaba cajas de relojes. También recuerdo el BMW 3.0 CSI de mi padre con sus enormes llantas, los espejos laterales en los guardabarros y el primer viaje que hicimos a más de 200 km / h en un camino rural.

4     ¿Alguna vez has tenido otra profesión? ¿Qué hiciste?

Sólo he hecho trabajos de verano. Trabajé en una compañía de electricidad instalando farolas y, levanté toneladas de botellas de vidrio para Coca-Cola, Para una compañía de seguros que cambió su sistema de datos basado en gráficos por un sistema informático, ¡entré miles de millones de direcciones en su base de datos!

5     ¿Qué te llevo a elegir convertirte en un relojero? ¿Para quién trabajaste anteriormente? ¿Qué te hizo decidir tomar la dirección que has elegido?

Simplemente fue la combinación de conocimientos electrónicos y de habilidades mecánicas. En ese momento estaba trabajando en temas de discos electrónicos como los órganos livianos, las luces estroboscópicas, etc, y la combinación me pareció emocionante. (A principios de los años 80 tuve una formación compleja en electrónica y en mecánica). Nunca trabajé para nadie más. Primero en las empresas de mi padre y posteriormente cuando se acercaba su edad de jubilación,  intenté encontrar mi propio camino y fue cuando creé el EOS con la indicación del amanecer y el ocaso.

6.   ¿Cuál es el peor trabajo que has tenido que hacer?

Fácil ... Cuando hacíamos las cajas de reloj, tuvimos un pedido enorme de un país árabe para hacer relojes de señora. Tuve que hacer 10,000 respaldos de acero inoxidable empezando desde cero :el estampado, el doblado, el giro, la decoración ... ¡Horrible!

7.   ¿Cuál  fue el momento más duro en tu vida hasta ahora y cómo lo has superado?

Hay varios, pero, en general, diría que el 11 de septiembre y la elección de Trump.

8.   ¿Quién ha sido tu mayor influencia? ¿Cuáles son tus mayores inspiraciones?

Hmmm,  creo que las he encontrado en mí mismo. Soy una persona positiva y no necesito influencia externa. Mi mayor inspiración vino de sentarme con gente loca, decir  tonterías y, a través de eso, crear nuevas ideas.

9.   ¿De qué estás más orgulloso?

De que mi EOS Boreas fue elegido como reloj del año, y de que Frank MullerGroup me propuso ser "socio", aunque  el resultado no fue el esperado..

10.    ¿Qué consejo le darías a un veinteañero que está pensando en tomar un camino similar al tuyo?


Que se mantenga activo, que siga sus sueños y decirle  muy alto y claro "aléjate de los inversores " y deja que tu negocio crezca de forma natural.

11.    .Nombra tres cosas en tu lista de deseos.

1, Tomarme un año sabático.

2, Escalar mi primera montaña de 4000 metros de altura.

3, Hacer una excursión de Munich a Venecia a través de los Alpes.

12.    . ¿Dónde crees que va a estar la industria relojera dentro de 10 años?

Después de ver lo qué pasó con mis amigos de profesión y de hablar con ellos, de ver las dificultades que tienen las pequeñas marcas, diría que las grandes marcas globales tendrán todavía más éxito porque son los centros creativos y lamentablemente, las marcas pequeñas irán desapareciendo.